InicioOpiniónCompetencia



Compras y economía

INTELIGENCIA COMPETITIVA

Una constante en la vida cotidiana de las empresas es su lucha en el cada día más creciente mercado de competidores. Son muchos los ejemplos de empresas que debido a la carencia de una estrategia frente a los competidores han desaparecido.

Desde Wexter Box, sugerimos cuatro etapas para la implantación de una estrategia competitiva frente a la competencia.

1-Seguimiento

Es importante conocer de manera periódica y detallada los puntos fuertes de nuestros competidores.
Política de precios, surtido, implantación comercial, atención al cliente, proyectos de futuro, página web....

2-Investigación del mercado en el que actuamos.

Las publicaciones especializadas, nuestros proveedores, las sugerencias de nuestros clientes, las estadísticas cada día más frecuentes y accesibles nos darán unas pautas para indicarnos la dirección correcta.

3-Reacción

Los instrumentos de navegación no sirven de nada si no implican una actuación ágil.
Alguien acuñó el término “A la parálisis por el análisis” y no estaba muy descaminado. Aunque también podríamos recordar a los más hiperactivos el famosos refrán:” No por mucho madrugar amanece más temprano”. Las cosas en su justa medida.
Todos estos instrumentos de medida deben servirnos como una brújula para emprender decisiones medidas que lleven a nuestra empresa a retomar el rumbo de la competitividad.
Tomar las decisiones adecuadas en el momento adecuado es una importante batalla a ganar a nuestra concurrencia.

4- Medición

Medición constante de la situación actual donde estamos, a donde queremos llegar, y como realizaremos ese camino que nos llevará a la excelencia.
Implantar una política de inteligencia competitiva en nuestra empresa puede significar una amortización muy rápida de los la inversión.

Recuerdo el caso de una importante cadena de distribución que descubrió que sus precios eran generosamente baratos en un 24% del surtido más vendido.
Su principal problema no eran los precios, era la atención al cliente. Ponderando sus precios y siendo igualmente competitivo pudo incrementar en horas punta el personal que tanto necesitaba. Lo curioso de todo esto es que sus beneficios aumentaron y su imagen ante la competencia salió reforzada.

Si su organización no posee la experiencia necesaria para establecer una política de inteligencia competitiva recurra a los servicios de consultores externos, pero no deje para más tarde la vigilancia del mercado y de los competidores. Mañana pude ser demasiado tarde.


Mar Sariego

Consultora

WEXTER BOX
Marketing Consulting
E-Mail:
info@wexter.com

Política de empresaContactoQuiénes somos