InicioArtículos marketingElaboración de Objetivos



Elaboración de Objetivos

Elaboración de Objetivos

LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA ELABORACIÓN DE OBJETIVOS

Las vacaciones ya están aquí y despùés volvemos a nuestro quehacer empresarial cotidiano.

El tercer trimestre ya está casi a la vuelta de la esquina. Todas las empresas tenemos una orientación, salvo imprevistos de última hora, de nuestros resultados para este año o podemos realizar una proyección muy ajustada de los mismos.
¿Qué mejor momento para elaborar nuestros objetivos?

Los objetivos son la columna vertebral de nuestro negocio, el puesto de mando que nos indica la salud de nuestra empresa, la brújula que nos señala si vamos en la buena dirección y, sobretodo, un reflejo de la voluntad empresarial de constante mejora y superación.

No existen excusas de tamaño, falta de tiempo, que nos impida su elaboración porqué sin objetivos, sencillamente no hay empresa.

La elaboración de unos buenos objetivos implica una profunda reflexión sobre la marcha de nuestro negocio. Debemos buscar el tiempo, la dedicación necesaria o el apoyo de consultores especializados para una correcta elaboración.
Un último estudio realizado por nuestra firma arrojaba datos bastante alarmantes:
un porcentaje superior al 65 % de las pequeñas y medianas empresas no elabora correctamente sus objetivos o sencillamente se encuentra con ellos cuando su departamento contable o asesor se los entrega finalizado el trimestre en curso.

En otros casos, los objetivos de ventas son una declaración de intenciones más que una voluntad detallada y argumentada de la realidad que se desea para nuestra empresa.

¿Qué requisitos deben de tener unos buenos objetivos?
En este artículo detallaremos algunos de los más importantes del check-list con el que Wexter Box trabaja.

1-Realistas: Los objetivos deben basarse en unos históricos reales de la empresa, contemplando aquellos acontecimientos que pueden aumentar o disminuir la cuenta de resultados. El cierre o la apertura de una delegación, la contratación de un comercial en una zona determinada, el lanzamiento de un nuevo producto o servicio, la aparición de la competencia en nuestra área de influencia, las últimas tendencias de mercado...
Todo esto debe tener reflejo en los objetivos anuales.


2-Ambiciosos: Puede parecer contradictorio con el primer punto, pero deben constatar la voluntad de todo empresario para hacer crecer su negocio y llevar a su empresa al éxito.
En este punto debemos contemplar, aparte de los indicativos económicos (inflación, históricos mensuales etc.) aquellos productos, servicios, mercados, nichos en las que estamos dispuestos a dar batalla.
Para nuevos productos y servicios conviene tener una buena dosis de paciencia en los primeros meses de lanzamiento y destinar los recursos necesarios para su consolidación.


3-Medibles
: Unos objetivos deben ser controlados al menos mes a mes. No es aconsejable esperar al trimestre a ver que sucede. Si poseemos un histórico de los últimos años seguro que podremos sacar importantes conclusiones.
Según que tipo de productos y servicios podemos percatarnos de la estacionalidad y preparar acciones anticipadas para luchar cuando ésta estacionalidad sea negativa.

Es importante disponer de una metodología coherente tanto para la elaboración de unos objetivos como para su seguimiento.
Mediante un sencillo check-list podremos comprobar que todos los elementos esenciales de unos objetivos están correctamente reflejados.
Igualmente, es aconsejable implementar métodos de seguimiento y control periódicos para cerciorarnos que nuestro plan maestro, que nuestra brújula marca el camino correcto y que todos vamos en una misma dirección.



Por último comentar que la participación activa del equipo en los objetivos, cada persona en su área de responsabilidad, reforzará la implicación y motivación en su consecución. Esta participación enriquece con otros puntos de vista el planteamiento comercial de la empresa.

La importancia del proceso de elaboración de objetivos queda patente con la metodología que muchas empresas emplean y el tiempo que se dedica a su revisión y consolidación.

De los objetivos se desprenden todos los demás planes que no dejan de ser recursos destinados a conseguir alcanzar esa meta que, mes a mes, y no sin un montón de esfuerzo y sacrificio, todos soñamos alcanzar.

Si vd. o su empresa no se siente capaz o no dispone del tiempo para esta importante tarea siempre puede subcontratar los servicios de empresas consultoras.
Estamos convencidos que la inversión y las ventas justificaran sobradamente esta partida.

Ernesto García


Wexter Box SL.
Magazine Distribución y Consumo
E-Mail:
info@wexter.com

Política de empresaContactoQuiénes somos